La estudiante del IP Británico, que obtuvo la Beca UK, se muestra agradecida y nos relata su experiencia los primeros meses en Lisburn, localidad ubicada en Irlanda del Norte. “Es una ciudad muy pequeña, así que desde un principio me hizo sentir tranquila y segura”, confiesa Amanda Manzor.

La estudiante de Traducción agrega que los alumnos del colegio en el que se desempeña, están muy felices de contar con hablantes nativos e sus clases y siempre se muestran interesados por todo lo que tenga que ver con la cultura de Chile y Latinoamérica.

Pese a que extrañó mucho a su familia y seres queridos en las fiestas de fin de año, los profesores del colegio Wallace la invitaron a participar de las celebraciones que realizaron entre el equipo de trabajo. “Todos mis colegas se preocuparon de hacerme sentir cómoda y disfruté cada momento”, señala.

Una de las cosas que la dejó más impactada de Irlanda del Norte es el remanente del conflicto norirlandés o The Troubles, como ellos lo llaman, que hizo que la isla se dividiera políticamente en Irlanda del Norte y la República de Irlanda. “Por supuesto que ya no hay peligro y que en la actualidad la mayoría de las zonas son neutrales, pero es impresionante ver la forma en la que estas personas se aferran a su historia y la respetan”, recalca.

“Mi consejo para los estudiantes del IP es que sigan trabajando duro porque todas las cosas se logran dando lo mejor de sí. Aprovechen cada clase para hacer preguntas y conversar con los asistentes, ya que siempre pueden aprender algo nuevo. Finalmente, crean en ustedes mismos y sigan esforzándose por cumplir sus sueños; obtener esta beca no es algo imposible si de verdad lo quieren y definitivamente es una experiencia que los va a acompañar por el resto de sus vidas”, finaliza.